Coaching

Superar las imperfecciones que nos impiden avanzar hacia la excelencia

El Coaching va dirigido tanto al individuo como al equipo:

Es una aproximación global cuyo método está al mismo tiempo cerca y lejos de la formación, de la terapia y del consejo: Es una ayuda bajo la forma de seguimiento con una perspectiva de progreso profesional, de resolución de problemas operacionales y con un trasfondo de desarrollo personal.

Psicólogo Facial en BarcelonaSu filosofía es humanista, se basa en la idea de que el hombre es capaz de cambios, pudiendo contribuir a su propia trasformación, mediante el potencial positivo que posee dentro de sí.

En base a la filosofía humanista existe la creencia de que en cada uno de nosotros hay una parte de príncipe y una parte de santo lo que conlleva que incluso un psicótico pueda curarse. Uno de los factores críticos y que distinguen el rendimiento exitoso de los profesionales de la alta dirección, entre otros, está en cómo se ve así mismo, y cómo entiende su rol como directivo dentro de su organización. Estas informaciones, a menudo inconscientes, determinan cómo se articula y organiza la persona internamente, en cuanto a sus valores, al desarrollo de su capacidad emocional acorde con el medio en el que nos desarrollamos. No se puede poner en marcha una máquina sin conocer sus mecanismos, por lo cual no podemos seguir una dirección sin entender nuestro funcionamiento.

El coach-psicólogo facial hace de espejo del consciente e inconsciente, de nuestras potencialidades y competencias así como de los puntos perfectibles de acompañar a otra persona a tener un alto rendimiento en relación a sus habilidades y sus capacidades conscientes e inconscientes. Incluye destacar las áreas fuertes de la persona consultante, ayudándola a superar resistencias e interferencias internas y facilitándole su función como parte de un equipo. Un coach efectivo psicólogo facial hace un estudio de las capacidades preponderantes innatas, de las que debe mejorar y los aspectos de personalidad y carácter que debemos mejorar puesto que la mayoría de las veces son los que nos impiden desarrollarnos. Hace un balance con el que cuenta y le da consejos y orientaciones sobre cómo mejorar en contextos y situaciones específicos. Podemos ser muy inteligentes o saber mucho de una especialidad, pero en nuestras relaciones podemos ser unos estúpidos, o no tenemos una inteligencia emocional acorde con el medio en el que nos desarrollamos. No se puede poner en marcha una máquina sin conocer sus mecanismos, por lo cual no podemos seguir una dirección sin entender nuestro funcionamiento.

El coach-psicólogo facial hace de espejo del consciente e inconsciente, de nuestras potencialidades y competencias así como de los puntos perfectibles.

Para conseguir los resultados pretendidos el coach debe tener la actitud del entrenador frente al campeón para generar el efecto Pigmalión mediante una doble visión, a la vez de lo real y de lo potencial. Es ésta relación sistemática de estímulo lo que nos hace mejores.

El comportamiento del coach es paradójico, debe ayudar al otro para que se las arregle solo. Debe trabajar la ambigüedad, la escucha, la dominación y la confrontación.

Psicología Facial - CoachingEl coaching crea una dependencia reparadora que permite salir del aislamiento y crea también una relación de compromiso y pertenencia.

Los procedimientos del coaching atañen a todas las modalidades de intervención: el apoyo, la crisis, los resultados (toma de posesión del puesto de trabajo, reestructuración, constitución de un equipo, lanzamiento de un producto).

El coaching a través de la psicología facial es más rápido y eficaz ya que detecta nuestro inconsciente, que es el que dirige nuestro destino, y es más económico ya que el tiempo que el coach dedica es breve.

En los procesos de coaching apoyados o pagados por las empresas para sus empleados, el coaching a través de la psicología facial es lo más eficaz ya que evita largos tanteos y además en este caso el coach no puede ser engañado por el empleado. En cambio, un coach que no sea psicólogo facial puede ser engañado por el empleado que no quiere o no le interesa que el coach o la empresa sepa cómo es realmente. Por otro lado si el coach le pasa un test de personalidad debemos saber que con ellos, no se puede llegar a saber cómo es realmente el inconsciente de esa persona ya que lo que contesta, lo contesta con su consciente, no con su inconsciente. Con los test, uno se convierte en examinado y examinador. Un coacher me decía, “la empresa me ha obligado a hacer un coaching. El coach me iba preguntando y como a mí no me interesaba que supieran cómo soy realmente, le contestaba lo que quería. Luego me llamaba por teléfono, para que le fuera diciendo que había hecho”. De todo lo que me decía este coacher se desprende que la eficacia de este tipo de coaching es limitadísimo en relación el coaching a través de la psicología facial. Unas veces porque el coacher no se conoce cómo es realmente y contesta lo que le parece, y otras, porque no quiere que se le conozcan sus imperfecciones.

La eficacia del coaching a través de la psicología facial está a años luz de los de un coach no psicólogo facial, el coste es un 75%  menor, los resultados son inmediatos y el tiempo invertido es de dos horas más el tiempo de redacción del informe a la empresa si procede, además de disponer de un documento esencial para programar el desarrollo de la persona en la empresa.

Pida consulta:

El Dr. Julián GabarreDr. Julián Gabarre
Tel. 93 487 35 45
info@morfopsicologiaism.com

c/ Pau Claris 120, 3º 2ª (08009 – Barcelona)

Formulario de Contacto

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR